Pequeños almacenes de agua en la Tierra

Los lagos y zonas pantanosas del interior de los continentes guardan sólo el 0,014 % del agua total de la Tierra y casi la mitad su volumen es agua salada, de modo que el volumen de agua dulce de todos los lagos de la Tierra ronda los 102.000 km3, el 0,29 % de las reservas terrestres.

A pesar de su escaso grosor, el suelo edáfico -del que se nutren y beben las plantas terrestres- guarda el 0,05 % del agua dulce terrestre, 16.500 kmfundamentales para la vida en los continentes.

La atmósfera contiene el equivalente a 12.900 km3 de agua líquida. Aunque esto es solo el 0,04 % del agua dulce del Planeta, el agua de la atmósfera se renueva a enorme velocidad, cada 9-10 días de media, descargando de este modo agua suficiente en forma de lluvia o nieve para mantener el ciclo hidrológico.

Los ríos de la Tierra contienen 2.120 km3 de agua dulce, un 0,006 % del agua dulce total.

Los seres vivos tienen en sus cuerpos una millonésima parte del agua total de la Tierra, o lo que es lo mismo, la mitad del agua que circula por los ríos. 

Algunos datos sobre el 0,06% de agua restante en la Tierra.

El permafrost o suelo helado constituye una importante reserva de agua dulce, pues aunque solo se encuentra en las zonas polares y las altas montañas, estos suelos congelados pueden alcanzar centenares de metros de profundidad, y acumulan un volumen estimado de 300.000 km3 de agua dulce, el 0,86 % de las reservas totales, más que todos los lagos, los ríos y las nubes de la Tierra.