Utilidad pública de las aguas minero-medicinales 
Peloide termal
Perímetro de protección
Aguas minero-medicinales
Cura balnearia o cura termal
Cura hidropínica
Termalismo
Balneario
Inhalación y aerosol
Spa
Balneoterapia
Hidrología médica
Hidroterapia
Crenoterapia
Talasoterapia
Perímetro de protección: son zonas alrededor del manantial estrictamente definidas conforme a estudios hidrogeológicos que restringen o prohíben cualquier actividad agrícola, ganadera o industrial susceptible de modificar la calidad de las aguas subterráneas. Comprende cuatro zonas concéntricas conocidas como Zona 0 de protección sanitaria, Zona 1 de protección microbiológica, Zona 2 de dilución y control y Zona 3. Estas zonas pueden extenderse desde las propias instalaciones del manantial o pozo hasta decenas de kilómetros cuadrados.
Cura balnearia o cura termal: es el conjunto de factores terapéuticos que actúan sobre el individuo de forma integrada en un balneario. La duración mas recomendable para cualquier cura termal es de unas tres semanas.
Balneoterapia es la utilización terapéutica de baños medicinales.
Spa: es el acrónimo de Salutem per aqua (salud por el agua), y se refiere a aquellos establecimientos que recrean y aplican técnicas similares a las de los balnearios pero usando agua potable y no minero-medicnal, por lo que no pueden llamarse balnearios.  Así pues, a diferencia de los balnearios, carecen de función sanitaria. 
Talasoterapia: neologismo propuesto por el doctor La Bonnardiere en 1867, formado por los vocablos griegos thalassos (mar) y therapeia (curación), y consiste en la utilización con fines terapéuticos del agua de mar junto al clima marítimo.
Utilidad pública de las aguas minero-medicinales: es el reconocimiento por parte del Estado de de la salubridad de un manantial y las propiedades terapéuticas de las aguas. Las aguas-mineromedicinales declaradas de utilidad pública están sometidas a estrictos y periódicos controles físico-químicos, bacteriológicos e hidrogeológicos. 
Hidroterapia: es el conjunto de técnicas higiénicas, cosméticas o lúdicas que utilizan el agua corriente o, en todo caso, mezclada con ciertos aditivos, en los establecimientos no sanitarios, como los spas o incluso las viviendas particulares. A diferencia de la balneoterapia o la talasoterapia, la hidroterapia usa aguas de composición química sin indicaciones sanitarias reconocidas por la OMS.
Crenoterapia: del griego Krenos (fuente o manantial), es la aplicación terapéutica de aguas mineromedicinales.
Balneario: centro sanitario donde se aplican baños medicinales.
Peloide termal: es la denominación científica de los llamados vulgarmente lodos, fangos o barros termales que se forman por la mezcla de un agua mineromedicinal con un producto sólido natural tras un proceso preparatorio y su aplicación en establecimientos balnearios. Existen diferentes tipos de peloides termales (Fangos o Lodos, Turbas, Biogleas y Sapropelis) pero, habitualmente, los más utilizados son los fangos o lodos.
Termalismo: neologismo procedente del griego thermos (caliente) que apareció por primera vez en un diccionario médico a finales del siglo XIX para designar «la cualidad de un agua que presenta de forma espontánea un determinado grado de calor más o menos pronunciado». Hoy se utiliza termalismo como un sinónimo de balneoterapia para referirse a los tratamientos realizados con las cálidas aguas que surgen naturalmente de la tierra y que tienen una determinada composición mineral. Además de las indicaciones clásicas, el termalismo se configura en la actualidad como una alternativa especialmente eficaz en el tratamiento de la patología de la civilización moderna: el estrés y el agotamiento psíquico y físico.
Hidrología médica: especialidad de la medicina que tiene como fin el estudio de las aguas minero-medicinales, minerales naturales, marinas y potables ordinarias y, en particular, de sus acciones sobre el organismo humano en estado de salud y de enfermedad. En España, la Hidrología Médica es una especialidad médica de carácter oficial y de ámbito no hospitalario desde 1.955.  
Cura hidropínica: es la ingestión oral de agua mineromedicinal en dosis y pautas determinadas por el médico, con efectos terapeúticos.
Inhalación y aerosol: son técnicas que pretende hacer llegar los efectos beneficiosos de las aguas al árbol respiratorio de forma general y a las vías respiratorias altas –inhalación- y bajas –aerosol- mediante la respiración de vapor y agua termal dirigidos al tratamiento de afecciones respiratorias. Estos tratamientos son muy eficaz en la deshabituación tabáquica, el tratamiento de los procesos alérgicos y asmáticos de los niños. 
Aguas minero-medicinales: son aquellas que, por su composición química, física y físico-química, tienen propiedades terapéuticas. La utilidad terapéutica de un agua está avalada por el Estado mediante su Utilidad Pública y su declaración de agua minero-medicinal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el agua mineromedicinal como un agua bacteriológicamente incontaminada que, procedente de una fuente subterránea natural o perforada, contiene una determinada mineralización y puede inducir efectos favorables para la salud, debiendo estar así reconocido por la autoridad pertinente del país de origen.